¿Competir con tu pareja? bueno o malo | Atmósfera 96.5
strict warning: Declaration of semanticviews_plugin_style_default::options() should be compatible with views_object::options() in /home/emisorasunidas/public_html/atmosfera/sites/all/modules/semanticviews/semanticviews_plugin_style_default.inc on line 0.

¿Competir con tu pareja? bueno o malo

¿Competir con tu pareja? bueno o malo

En “El origen de las especies”, Charles Darwin plantea la evolución como una especie de competencia en donde sólo los animales más aptos podrán trascender. Entre las criaturas que han logrado adaptarse a más cambios el humano es una de las más complejas, no sólo se centra en competir por la supervivencia frente a otros organismos, sino que también compite con sus congéneres en una especie de carrera por ver quién tiene las habilidades para realizar mejor cualquier actividad.

Incluso cuando no es necesario y en las actividades más sencillas, cualquier persona tratará de ser la mejor sin importar contra quién esté comparándose. Al ser un proceso prácticamente natural no podemos decir que hacerlo esté del todo bien o mal, sin embargo, hay situaciones en las que esta actividad se vuelve algo molesto e innecesario. Sobre todo en situaciones de pareja, cuando ambas o una de las partes se empeña en ser más que la otra, la estabilidad de la relación puede irse por la borda.

La psicóloga colombiana María Elena López Jordán asegura que la competencia entre parejas en ocasiones es parte importante de una relación, quienes se retan constantemente son aquellos que tratan de hacer que la persona que está a su lado se supere a sí misma y de que no se quede estancada en la monotonía. El verdadero problema viene cuando esta competición se centra, más que en ayudar al otro a seguir adelante, en menospreciar el esfuerzo de la otra parte.

Una de las manifestaciones más leves de esta conducta es cuando luchan constantemente por adivinar y completar las frases del otro. Aunque hay quienes encuentran este hecho como un gesto de complicidad, la realidad detrás de ello es que se trata de una acción que con el tiempo se vuelve invasiva. Ante esto, lo único que se puede hacer es aprender a escuchar para tener una comunicación exitosa.

En algunos casos esta competencia va más allá, quien más trata de mantenerse a la cabeza es la misma persona que desprecia los esfuerzos y logros de su pareja. En los casos más agresivos, todo se parece más a un acto de humillación en el que cualquier cosa que el otro haga será inmediatamente juzgada e incluso tachada como algo tonto e innecesario.

Temas:

Comentarios

Grupo Emisoras Unidas se reserva el derecho de eliminar cualquier comentario que considere ofensivo o publicitario.